Image
Entrelíneas, la nueva serie del ILCE donde las ideas se encuentran
Víctor Manuel López Noriega

 

 

Los medios de comunicación se encuentran en una fase de cambios, replanteando sus formas y contenidos. Por ello, es importante que sirvan como vehículos para acercar al público la información relativa a los procesos educativos transformadores para el país.

“Renovarse o morir” dice el popular refrán y esto aplica hoy más que nunca en los medios, en especial en la televisión. Habiendo tantas ventanas de exposición para los productos audiovisuales, la televisión ha debido innovar respecto a nuevas formas de captar la atención de las audiencias, pero al poner manos a la obra, pareciera que ya no queda más nada que inventar en cuanto a formatos: programas de revista, de concurso, de entretenimiento, educativos, telenovelas, realities, talkshows, noticiarios, mesas de opinión, entrevistas y un largo, etcétera. 

Si bien es cierto que en lo que respecta a formatos es difícil encontrar nuevos, una de las tendencias más socorridas en la actualidad es la creación de formatos híbridos, es decir, el mix de géneros: un poco de charla, un tanto de concursos, una pizca de información, un toque de dramatización… ¡et voilà, ya tenemos un programa!; el problema es que “el que mucho abarca, poco aprieta” y este formato no es el más idóneo para temas que requieren de seriedad y profundidad en su tratamiento, porque el tema central acaba por diluirse. 

La otra tendencia cada vez más recurrente en la pantalla chica es la entrevista, pero ¿qué se le puede reinventar a la entrevista?, ¿dónde se halla el área de oportunidad para la innovación de este género y hacerlo interesante, profundo y revelador con muy pocos recursos y con las limitantes de tiempo de producción y transmisión que dicta la televisión, sobre todo la televisión educativa? La respuesta es: volver a los orígenes. 

La entrevista es un género que se presta mucho a la cercanía. No es un interrogatorio (o no debería serlo); básicamente, es una conversación y, tanto quien entrevista, como quien es entrevistado o entrevistada, deben crear a la limón un ambiente equilibrado, sin artificios distractores, cada uno respetuoso del espacio personal de su interlocutor o interlocutora para lograr una verdadera libertad de expresión en ambos sentidos. Se podría pensar ¿y hasta aquí dónde está el descubrimiento del “hilo negro” o del “agua tibia”? En efecto, hasta aquí no hay enlistado algún elemento novedoso, pero, ¿qué tal si les digo que quien entrevista es el director general del medio que produce y realiza la entrevista?

Image

Esa es la nueva propuesta de “Entrelíneas”, programa de entrevistas producido por el Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa (ILCE), en la que su director general, el doctor Salvador Percastre-Mendizábal, conversa con distintas personalidades de los ámbitos de la educación, la cultura o la comunicación acerca de temas coyunturales en sus respectivas áreas, tanto para México como para los demás países de nuestra región. 

Siendo de esta manera, la relevancia de cualquier tema que se trate en ese espacio tiene el potencial para elevar el nivel de la conversación, ya que ésta, al ser dirigida por quien encabeza a la institución, automáticamente genera una postura institucional ante el tema, lo cual se traduce en formalidad y confianza. 

A lo largo de sus primeras emisiones, “Entrelíneas” ha tenido invitados e invitadas que destacan tanto por su rango como por su labor: desde un defensor de las audiencias hasta una secretaria de Estado. Respecto a este último punto, considero pertinente subrayar la visita que hizo a los estudios de televisión del ILCE, la secretaria de Educación Pública, la maestra Leticia Ramírez Amaya. Para empezar, no es fácil que, quien encabeza una Secretaría de Estado, tenga tiempo para una entrevista fuera de su espacio de trabajo, por lo que hay que valorar que la maestra haya hecho la deferencia con el Instituto, no una, sino dos veces. Y esto puede ser, debido a que el ILCE, al ser un referente de la comunicación educativa en América Latina y el Caribe, es una ventana potencialmente exponencial para la diseminación de diseminación de temas de esta índole y eso habla de la confianza que el ILCE genera en las y los invitados. 

El segundo punto a destacar, son los temas en sí abordados en sendas entrevistas: la campaña nacional contra las adicciones en niñas, niños y adolescentes “Si te drogas, te dañas” y, por otra parte, los Libros de Texto Gratuitos. El primer tema es de suma importancia, ya que la edad promedio de inicio del consumo de drogas, legales e ilegales, es a los 13 años. De hecho, durante la pandemia, según datos publicados en el diario El Economista, “en nuestro país el consumo de drogas duras en adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años aumentó un 15%; si hablamos de marihuana, su consumo se incrementó a un 17% y el de alcohol, un 14%”.(1).Por supuesto, el consenso general de la población es que se trata de un acierto, por parte de la Secretaría de Educación Pública, tocar el tema de las adicciones con un enfoque que abarque no sólo a la población más susceptible de caer en ellas, sino al entorno familiar a manera de orientación, por lo que aquí no hay mayor polémica que señalar. 

Respecto a los Libros de Texto Gratuitos, la controversia en varios sectores de la población ha sido bastante explícita. Mientras que una parte opina que los libros no cumplen con los requerimientos curriculares del alumnado, otra parte considera que el cambio de enfoque en los textos es mucho más adecuado a las necesidades de aprendizaje actuales de niñas, niños y adolescentes, ya que los vincula mucho más estrechamente con sus entornos desde una perspectiva humanista y comunitaria. Que el programa “Entrelíneas” haya tratado un asunto que ha causado tanto revuelo, producto de la desinformación, denota que se trata de un espacio de libre expresión, interesado en brindar a las audiencias información veraz y, con mayor razón, si la explicación de este nuevo enfoque educativo proviene de la titular responsable de la Secretaría encargada de velar por la educación de las y los mexicanos. 

De acuerdo al portal de educación básica de la SEP, los Libros de Texto Gratuitos representan un modelo de educación no prescriptiva elaborados por 1,998 maestras, maestros y 416 actores de la educación especialistas en los contenidos de la educación básica. (2)

Durante la entrevista en “Entrelíneas”, la maestra Ramírez Amaya empezó por puntualizar qué tipo de ciudadanos se pretende formar:

“Queremos estudiantes que tengan un aprecio por la naturaleza, que se reconozcan ellos mismos como parte de un colectivo, de un medio, de una comunidad, de un espacio; que tengan un pensamiento crítico, que tengan un pensamiento reflexivo, que puedan reconocer en otros las cosas que no tienen ellos, que haya respeto, que haya una educación inclusiva, que haya una educación básicamente científica y humanista. Esa es la característica fundamental de la educación que estamos impulsando”. (3).

Partiendo de este perfil, es mucho más fácil comprender el cómo y el porqué de la Nueva Escuela Mexicana y de su herramienta principal para implementarla que son los nuevos Libros de Texto Gratuitos. 

Sobre estas publicaciones, la titular de la SEP explicó cuál es la manera en que conectan con cada etapa de la Nueva Escuela Mexicana:

“El Programa Sintético plantea qué queremos que los estudiantes tengan y el Programa Analítico dice qué es lo que vamos a trabajar, cómo lo adecuamos a la realidad en la que yo estoy como maestra dando esos contenidos y así, llegamos a una propuesta de Libros de Texto Gratuitos para que puedan ser utilizados de esa manera, que tiene como eje fundamental una propuesta de trabajar por proyectos, en donde lo que se pretende es dar el conocimiento de un manera integrada, no fraccionada, sino como parte de un todo; y después llegamos a lo que estamos trabajando ahorita, que es la Práctica Didáctica, las propuestas didácticas de los propios maestros. Entonces, a nivel de Educación Básica tenemos esa gama en cuanto al trabajo que queremos hacer en el aspecto académico”. (4)

De haberse abordado este tema en otro espacio periodístico distinto al audiovisual, muy probablemente la información hubiera recibido un tratamiento más limitado o bien, prácticamente centrado en la polémica; en cambio, “Entrelíneas” dio oportunidad a la maestra Ramírez Amaya de explayarse, de desarrollar su explicación sin las interrupciones típicas de las y los entrevistadores que, en aras de mostrarse incisivos, rompen el ritmo de la plática porque no la dejan fluir orgánicamente, lo cual termina por dirigir la atención hacia la controversia y desviarla de la información, interfiriendo en la percepción de la audiencia. 

Tratándose de un tema tan trascendental para el desarrollo del país, como  es la formación académica y humana de las nuevas generaciones,, base de la evolución científica y cultural necesaria para figurar en el contexto productivo de la región y del mundo, es imperativo dejar muy en claro que la mejora continua de la educación es el camino a seguir, y de ahí que se resalta la importancia de este tipo de espacios mediáticos que acerquen la información al público y lo ayuden a comprender cuál es su papel en estos procesos de transformación educativa, para apoyarlos e impulsarlos bajo el esquema de comunidad que se pretende, con esa visión de bien común que nos ayude a construir una sociedad más equilibrada y justa en todos los sentidos.

Image

Otro punto a favor de “Entrelíneas” son sus ventanas de exposición. Al ser una producción propia del ILCE y, éste a su vez, formar parte de la Red de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales de México (conocida simplemente como la Red México), las posibilidades de difusión se multiplican, porque siempre habrá un espacio disponible para su transmisión a través de los medios que la integran. Esto, sumado a la ventana de las señales de Red Edusat con cobertura continental, el canal de YouTube ILCE TV y la aplicación para dispositivos móviles ILCE Player, posiciona a “Entrelíneas” como un proyecto periodístico de gran alcance, especialmente enfocado a la cultura y a la educación (o a ambas). 

Así, el programa Entrelíneas, donde las ideas se encuentran, está destinado para quienes están buscando un espacio nuevo, que les sirva como referencia de comunicación educativa y las temáticas que le competen, que permita a las voces autorizadas emitir sus opiniones y a las audiencias formarse las propias, con un sentido crítico e informado.

Entrelíneas se transmite por:

Canal 22 de tv abierta: Barra ILCE, lunes 11:00 horas, jueves 13:00 horas.

Canal Iberoamericano: martes, 10:00 horas / 14:00 horas 18:00 horas / 22:00 horas 2:00 horas / 6:00 horas; jueves, 8:00 horas / 12:00 horas 16:00 horas / 20:00 horas 0:00 horas / 4:00 horas.

Canal Espacio Universitario: lunes, 11:00 horas / 15:00 horas 19:00 horas / 23:00 horas 3:00 horas / 7:00 horas; viernes, 8:00 horas / 12:00 horas 16:00 horas / 20:00 horas 0:00 horas / 4:00 horas.

Radio ILCE: miércoles, 9:15 horas / 13:15 horas 17:15 horas / 21:15 horas 1:15 horas / 5:15 horas; sábados, 11:30 horas / 15:30 horas 19:30 horas / 23:30 horas 3:30 horas / 7:30 horas.

Image

Referencias:

  1. El consumo de drogas en adolescentes en México aumentó un 15% durante la pandemia (eleconomista.com.mx)
  2. Libros-de-texto-de-secundaria-2023.pdf (sep.gob.mx)
  3. (4) Entrevista a la Mtra. Leticia Ramírez Amaya, secretaria de Educación Pública, programa “Entrelíneas”, capítulo 5.

Ficha del autor
Víctor Manuel López Noriega: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la FES Acatlán de la UNAM. Cuenta con casi 30 años de experiencia en el área de guionismo, tanto en medios privados como públicos, 20 de ellos colaborando en el ILCE para programas educativos de diversos géneros y formatos en radio y televisión.